Suscribirse
LLAMANOS: +34-678543192

Análisis y Atributos de tu Persona y Actividad en tu Marca Personal

Analisis y Atributos en tu Marca Personal

Como dice Tom Peters, cada uno es el director general de su empresa. Por lo que en primer lugar, has de tener un proyecto. Es muy importante que visiones, que veas qué es lo que quieres hacer.

Una forma posible de construir el proyecto personal es centrarse en aquello que a uno le gusta hacer y que además, por lo habitual, se le dé bien hacer. Haciendo eso habrás encontrado tu actividad, el contenido de tu actuación.

Acto seguido tienes que diseñar un plan para poder convertir eso en una actividad remunerada, es decir, en un trabajo. Esto constituye el primer elemento de la marca personal, el encontrar el producto sobre el que construir los atributos.

Esto forma el “A” del componente ADN. El análisis y los atributos de tu propia persona y de tu futura actividad.

Eso que te gusta y sabes hacer bien y tienes intención de convertirlo en una actividad remunerada debes rodearlo de unos atributos personales de comportamiento y de actividad. Estos atributos darán visión a la marca. Atributos que puedes aplicar, tanto de tipo de conducta personal como de actividad, son los siguientes:

– De conducta personal: recto, firme, empático, puntual, dialogante, conciliador, agradable, predispuesto, activo, resolutivo, escucha activa, rápido, fiable,… No los podrás tener todos, así que escoge aquello que definen tu persona, tu comportamiento y que están más acordes con tu actividad emprendedora.

– De actividad. A esto hacen referencia las capacidades intelectuales que posees, las habilidades emocionales y las destrezas: buen conocimiento, creativo, profundiza, no superficial, propone, resolutivo, va a las causas, consigue resultados, equilibrado en el precio,… Estos atributos caracterizan la forma como los otros te reconocen cuando actúas y te catalogan en su mente como profesional y emprendedor. Y tus clientes te identifican por tu forma de hacer las cosas.

Estos atributos que son el centro de lo que compondrá tu marca personal y empresarial, se diseñan para generar influencia en los otros, en tus clientes, y dejarles un poso agradable de buen hacer en su mente y predisponerles favorablemente y sean quienes te recomienden a otros. La marca personal puede lograr que no seas tú el que vendas sino que sean los posibles clientes os que acudan a ti para comprar tus productos o servicios. Ese es el ideal de todo emprendedor, que los posibles clientes acudan a llamar a tu puerta.

También la marca personal identifica en la persona del emprendedor el valor que aporta. Debes aportar valor en tu actividad. No debes conformarte con hacer una actividad, eso lo hacen muchos y en sí mismo no aporta valor. Debes actuar de tal forma que en el desempeño de tu actividad se reconozca un valor de utilidad para el cliente. Juan García hacía su trabajo muy bien, conocía muy bien las técnicas de su profesión, pero además lo hacía con alegría, amabilidad, escucha activa con el cliente, compromiso con su trabajo, era resolutivo (propuesta de soluciones), y cuidaba la limpieza. Todo ese valor para el cliente. Otros carpinteros podrían haber hecho la instalación, pero sin esos elementos de valor no serían reconocibles como profesionales diferentes.

Esto forma el segundo elemento, la “D” del ADN, la diferenciación frente a los otros que tienen la misma actividad que tú.

Ten en cuenta que la marca personal/empresarial te proyecta a ti y a tu empresa, lo que tú eres. Trata de ser auténtico, con tu propia personalidad, limando aquellos puntos negativos de la misma y potenciando  al máximo los positivos. El valor eres tú. Además, considera que el éxito no depende solo de ti, también depende del entorno en el que te mueves y como se percibe ese entorno.

Tienes que tener muy claro:

– Qué tipo de persona eres. Cómo es tu personalidad. Qué puntos fuertes y débiles tienes. Entroncar tu personalidad con el entorno en el que te quieres mover.

–  Cuál es el entorno en el que me voy a mover. Hay entornos amables, honestos, transparentes, pero también hay entornos más oscuros, más crueles, despiadados. En el primero encaja una personalidad honesta, transparente, sincera, directa. En el segundo encaja mejor una personalidad más oscura, con dobleces, un tanto traidora y donde la honestidad y la fidelidad no son precisamente valores a considerar.

Siguiendo a Pérez Ortega (2008), podemos afirmar que a través de la marca personal asentamos en la mente de los clientes:

– Confianza. Nuestra persona inspira confianza, genera credibilidad y fiabilidad. Otros ya se han encargado de propagarlo o bien nosotros mismos a través de las acciones de comunicación.

– Expectativas. Provoca pensamientos favorables en los clientes y estos esperan buenos resultados cuando cuentan con nuestra colaboración.

– Relevancia. Un sentido de valor. Nuestra aportación no deja indiferentes a los clientes.

– Diferencia. Somos distintos a los otros profesionales, aunque hacemos cosas similares. Aportamos algo más. Aportamos valor, muchas veces intangibles (amabilidad, empatía, seguridad,…) que son los más apreciados.

– Valor. No hace falta que digamos nada. Nuestras actuaciones, comportamientos, acciones, hechos y comunicaciones nos preceden. Hay referencias nuestras.

– Información. La marca comprime, sintetiza y aglutina lo que somos. Una marca personal dice mucho más de nosotros que un curriculum vitae. La marca personal representada por nuestro comportamiento deja rastro.

– Visibilidad. La marca nos da notoriedad. Ese conjunto de atributos son los que nos califican y nos hacen visibles a los ojos de los otros.

El tercer elemento es la N” del ADN, ello hace referencia a la notoriedad, darse a conocer. Tienes que darte a conocer, tienes que comunicar tu marca. Y qué mejor forma que utilizando la comunicación con los otros. A través de los diferentes actos de comunicación irás dejando la impronta de cómo piensas, cómo actúas, el conocimiento que tienes, tu implicación y compromiso con las personas y las cosas.

Por lo que en los sucesivos actos de comunicación reforzarás continuamente quién eres, cómo te comportas y qué es lo que haces.

Estas formas de comunicación en las que te puedes dar a conocer las veremos en el próximo artículo…. CLIC AQUI

Si te ha gustado este artículo COMPARTELO y deja tu comentario. Gracias…

Antonio Fernández Rodríguez
“Consultor Marketing & Social Media”
“Análisis y Atributos de tu Persona y Actividad en tu Marca Personal”

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Consultor Marketing y Social Media en Sevilla - Ayudo a empresas y negocios a tener más clientes y generar más ventas a traves de las Redes Sociales y Páginas Web - ASESORAMIENTO GRATUITO.Antonio Fernández Rodríguez

Deja un comentario

Dirección:

Jesús del Gran Poder,36
41002-Sevilla (España)
+34 - 678543192
Web: http://www.antoniofernandezr.com
Email: info@antoniofernandezr.com

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Sígueme en:

FacebookNar1TwitterNar1Google+Nar1IinkedinNar1PinterestNar1YoutubeNar1

Últimas Publicaciones

Últimas publicaciones

Linkedin Marketing
Aplicaciones Móviles
Marketing Negocios Locales
Administracion Tiempo
Blogging Creativo

Síguenos en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: